Viajes

MÉXICO Y SUS RINCONES MÁGICOS

México es un país sorprendente por donde se lo mire; por su cultura, su arte, su gente, su historia, sus diversos paisajes y climas, sus museos y arquitectura.

 

Más allá de sus playas, de la Riviera Maya, de Guadalajara, y las diferentes ciudades que atraen a miles de turistas año a año, existe un México desconocido, con lugares realmente mágicos para recorrer a los que no muchos turistas suelen ir. Estos son solo algunos de estos rincones, que cuentan con una belleza, una historia y una mística muy particular, que vale la pena admirar:

 

DOLORES HIDALGO – LA CUNA DE LA INDEPENDENCIA MEXICANA

 

Es uno de los llamados “pueblos mágicos” de México, al costado de la “Ruta de la Independencia”, el cordón de tierra que une las diferentes regiones en las que se desató y se ganó la lucha por la independencia mexicana de los colonizadores españoles. Es un pintoresco pueblito colonial que puede recorrerse en unas dos horas, porque tiene una extensión muy pequeña y todas sus atracciones están alrededor de la plaza principal. En la entrada al pueblo hay un cementerio donde descansa el mítico cantautor José Alfredo Jiménez, uno de los máximos referentes de los boleros más conocidos del mundo. Su tumba es un gran sombrero mexicano rodeado de venecitas de colores en donde se inscriben cada una de sus canciones. Una vez dentro del pueblo de Dolores, la magia y la historia se pueden apreciar en cada una de sus esquinas. El “Jardín Independencia” es una de las principales atracciones, donde se lucen monumentos a la Independencia mexicana y se venden “nieves”, helados de sabores exóticos como palta y camarón. Aquí también se encuentran la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, sitio emblemático de la lucha libertadora; y una vieja cárcel que hoy funciona como el Museo de la Independencia. Para comer, el elegido es el Restaurante El Carruaje, donde se puede probar la sopa azteca y el molcajete.

 

Cómo llegar: Desde DF son 311 kilómetros. Se puede ir en micro o en auto. Se puede recorrer todo en un solo día, en unas dos o tres horas. Desde Guanajuato son solo 53 kilómetros, por eso la gente suele ir desde Guanajuato en una van, hacer una parada para conocerlo y luego seguir a San Miguel de Allende.

 

SAN MIGUEL DE ALLENDE – ARTE DE VANGUARDIA Y ARQUITECTURA DE ENSUEÑO

 

Un pueblo en el que conviven el arte, la historia y la bohemia. A pesar de que tiene edificios antiguos del siglo XVII y XVIII que se conservan intactos, este lugar es absolutamente joven: en él viven muchísimos artistas de diferentes partes del mundo, sobre todo norteamericanos, que descubrieron este bello rincón con estética colonial rodeado de montañas y lo eligieron como fuente de inspiración y de vida. En cada una de sus callecitas hay residencias para artistas, escuelas de arte y galerías. En el centro está ubicada la Parroquia de San Miguel de Arcángel, una iglesia con estilo neogótico que le da un toque misterioso al pueblo. Aquí también se puede admirar el Mercado de Artesanías, donde se pueden conseguir adornos con flores de mil colores y artesanías en latón cobrizado. En una de las esquinas se erigen el Palacio Municipal y el Templo de San Francisco, dos joyas de la arquitectura neoclásica. Para hospedarse hay gran cantidad de hoteles boutique como la Mansión Virreyes, el Imperio de Ángeles y la Hacienda Las Nubes. En cuanto a los sabores del pueblo, en la zona de la plaza central hay restaurantes de cocina nacional e internacional como La Fonda San Miguel, Casa Allende, Los Milagros y Mamma Mía. Y para salir a tomar algo, hay una gran variedad de bares, terrazas y cafés con música en vivo y DJ’s.

 

Cómo llegar:

Por aire: Los aeropuertos más cercanos a San Miguel de Allende son el Aeropuerto del Bajío (BJX), localizado a 110 Km y el Aeropuerto Internacional de Queretaro, localizado a 65 Km. Desde ahí se puede tomar un transfer.

Por tierra: Desde Guanajuato se puede ir en Bus, son solo 95 kilómetros y salen continuamente. También se puede contratar un tour desde Guanajuato, que pasa por Dolores Hidalgo y de ahí va a San Miguel. Se puede volver en el mismo día a Guanajuato. Desde DF son 4 horas en bus. Salen diariamente.

 

GUANAJUATO – PARAÍSO COLONIAL ENTRE MONTAÑAS

 

Considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, cada una de sus calles y lugarcitos es una verdadera delicia de colores ocres, naranjas, amarillos, rodeados de flores rojas y rosas. Parece casi un lugar de cuentos, una fantasía. Encajonada entre montañas, es una ciudad en la que casi no se ven autos, porque cuenta con túneles subterráneos para el automovilismo. Por encima de esos túneles se erigen calles empedradas por donde la gente circula libremente. Mercados, ferias artesanales, “Callejonadas nocturnas”, donde se luce una caravana de músicos que recorre las calles tocando en vivo con turistas y locales que se suman cantando y bailando. Funciona como sede del Festival Internacional Cervantino, un evento de artes escénicas de relevancia mundial. En honor a Cervantes también hay una increíble estatua del Quijote, y un museo relacionado a este clásico de la literatura. Otro legendario lugar es el “Callejón del Beso”, un rinconcito donde los enamorados dejan candados. También existen excentricidades como el Museo de Momias, un lugar donde se exhiben cuerpos momificados naturalmente, descubiertos en 1865. Los platos locales sugeridos son las enchiladas mineras (tortillas rellenas) y las pacholas guanajuatenses (carne molida con especias).

 

Cómo llegar:

Por aire: En avión se puede llegar rápidamente desde casi cualquier lugar de México al Aeropuerto Internacional de Guanajuato. En Bus se puede ir desde DF, son 361 kilómetros y los buses salen a diferentes horas en el día. También se puede alquilar un auto desde DF.

 

XOCHIMILCO – LA VENECIA MEXICANA

 

En el idioma nahuatl Xochimilco significa “en la tierra sembrada de flores”. Tal vez esa fue una inspiración para los habitantes, que se mueven en trajineras o canoas gigantes de todos colores, adornadas con flores de papel. Sin estas embarcaciones no podrían deambular, porque este lugar ubicado al sur del DF es una especie de aldea acuática, una ciudad construida entre canales de agua. Una suerte de Venecia mexicana (pero al sur de DF) con casas de colores y muchas leyendas; una de ellas es la de la “Isla de las muñecas”, donde reposan colgadas miles de muñecas viejísimas, que un hombre colgaba para “espantar los espantos” luego de que una chica se ahogó cerca del lugar.

 

Cómo llegar: Desde DF hay que tomar el metro y combinar con el tren ligero hasta llegar a la estación Xochimilco. Son casi dos horas de viaje.

 

Septiembre 2016