Cultura

El fantástico mundo tridimensional de Mariano Giraud

Para crear, no hay límites. Y menos cuando la tecnología interviene en el arte y juntos hacen una gran pareja. Esta unión fue la que llevó al artista visual, dibujante, pintor y escultor Mariano Giraud a realizar esculturas en tres dimensiones, que pasan por las manos mágicas de una impresora 3D.

 

Desde que comenzó a formarse, Giraud se interesó por las posibilidades que lo tecnológico le brinda al arte, y así, siguió de cerca los avances en cuanto a imagen y volumen. Estudió en la Escuela de Bellas Artes Pueyrredón, da clases de artes visuales y es parte del colectivo artístico Oligatega. Todo esto, siempre en compañía de una exploración constante sobre los diferentes medios tecnológicos y su capacidad de generar piezas artísticas.

Así, año tras año Mariano fue incorporando modificaciones y avances a sus creaciones, hasta llegar a realizar obras gigantes como autos, manos, dinosaurios, animales extraños, piezas mitológicas como Venus y otras esculturas que, aunque parezca increíble, tienen volumen, ocupan un gran espacio, pero nacieron en una computadora y es una pequeña impresora la que logra darles vida. Aquí nos cuenta sobre cómo funciona esta tecnología y cuáles son sus infinitas posibilidades:

  1. ¿Cómo llegaste a interesarte por la impresión 3D como método para concebir una obra de arte?
    Siempre trabajé con tecnología pero con un costado bastante artístico. La impresión 3D tiene 30 años; antes era una tecnología muy inaccesible, yo la conozco desde hace más de 10 años, y siempre quise trabajar con esto porque te permite crear un objeto tridimensional y llevarlo al volumen. Con los avances tecnológicos se hizo más accesible. A mí me interesó porque me da mucha libertad; yo puedo crear los objetos como si fueran una escultura pero de forma virtual, cuando cobran la forma que yo quiero, los paso por muchos programas y después puedo imprimirlos y que se materialicen en una escultura.
  2. ¿Cuál fue tu reacción cuando viste tu primera obra impresa en 3D?
    Lo primero que me sorprendió fue poder tener en el mismo día un objeto primero en la compu y después tenerlo ya en plástico. El primer impacto es fuerte; ya me había pasado con el primer scanner, con la primera impresora a color que tuve. Pero ver objetos trabajados en un ámbito que es plano y después de varias horas tenerlo en la mano es muy impactante, sobre todo porque en el monitor uno puede girar el objeto y tiene un resultado pero no ténes la apreciación exacta del volumen.
  3. ¿Cuál es la reacción del público cuando ve una obra en 3D?
    La sorpresa, sobre todo, al no entender cómo funciona la impresora, también la gente quiere tocarla, agarrarla y se sorprende al ver lo liviana que es. Es prácticamente hueca, adentro solo tiene un poco de relleno; cuando la obra es grande, la impresión se hace por adición, se van imprimiendo las diferentes partes o capas de la obra y finalmente se arma adicionando todas esas partes. Si es una obra chica sí puede salir íntegra de la impresora sin tener que armar nada.
  4. ¿Qué artistas de otras épocas te parece que hubieran aprovechado mucho esta tecnología?
    Lo pensé muchas veces y creo que los renacentistas, los escultores del renacimiento, me imagino que por sus métodos, la arquitectura de sus procesos, sus esculturas, para ellos hubiera sido una herramienta ideal, hubieran alucinado con esto. De hecho hay impresoras que son como un torno en el que metés un bloque de mármol y la impresora va esculpiendo hasta que finalmente te queda una escultura en mármol. Es muy impactante todo lo que se puede hacer.

Links:

http://marianogiraud.com/home.html

http://www.boladenieve.org.ar/artista/809/giraud-mariano

http://www.flickr.com/photos/mariano_giraud/