Música

Entre la fría nieve de Rumania y la colorida libertad de Amsterdam

Es extraño pensar en música rumana y no pensar en violines, trompetas, acordeones y sonidos bien ordenados, intrepretados por orquestas con personajes uniformados. Pero Rumania tiene una escena de indie rock tal vez no tan conocida como la inglesa, realmente potente y singular. Uno de sus representantes más fieles son ellos: The Amsterdams.

 

Todo comenzó cuando Andrei Hategan y Andrei Ungureanu decidieron salir de su garage y plasmar su fanatismo por Radiohead, The Smashing Pumpkins, Travis, Oasis y The Stone Roses en una creación propia, llena de libertad artística. Tal como ellos dijeron, eligieron que su banda se llame The Amsterdams a pesar de ser rumanos, porque Amsterdam representaba en su mente una idea de espíritu libre en todos los aspectos. Y así fue como sumaron a Ovidiu Bejan, Augustin Nicolae y Chris Olsman para convertirse en la banda que desde 2006 revoluciona la escena de música indie de Rumania, y ya es reconocida en varios países. Tal vez tenga que ver con su estilo totalmente indefinido: Pueden pasar del rock más duro a los sonidos más nostálgicos y dulces del indie pop, mezclado con folk rock y happy hardcore.

Desde su creación hasta hoy, la banda ya grabó más de cuatro discos: Automatic, Adolessons, Electromagnetica, Winds Apart y Eternity for Dummies. Durante sus primeros cinco años su música llegó a festivales importantísimos como B’estfest, Peninsula y Stufstock en Rumania, además de llegar a clubs de Holanda, Inglaterra, Austria, República Checa e Italia e India. Además fueron teloneros de The Cranberries, Wolf Parade, Nazareth, Roxette y los Handsome Furs.

Su primer álbum fue lanzado en 2008 y el éxito fue rotundo tras la difusión que obtuvieron en el sitio oficial de MTV Romania, gracias a un proyecto que buscaba remarcar la escena musical joven de Rumania. En el segundo, Adolessons, el líder de la banda cuenta que su idea fue mostrar que aún seguían en una adolescencia musical, y transmitieron este concepto a través de diferentes historias, como una “lección que tuvieron que aprender mientras fueron adolescentes, por haber vivido una vida feliz de todas maneras”. Ya para el tercero la banda creció y su masterizador fue Harris Newman, conocido por su trabajo para Wolf Parade y Arcade Fire. Además, se animaron a jugar con diferentes lenguajes: En la web hicieron una campaña en su propio sitio para promocionar “Sunology”, uno de sus singles. El sitio mostraba una versión animada de los miembros de la banda debajo del agua, sin oxígeno. Para poder obtener el tema, los usuarios tenían que tipear “O2” miles y miles de veces, hasta que los miembros de la banda emergieran del agua. Cada uno de sus discos tiene una marca de fuego diferente: Mientras Electromagnetica va por un lado más tecno, su álbum Winds Apart es más amable y acústico, con temas en los que suenan solo algunas cuerdas y unas voces endulzadas.

Sus temas más conocidos son “Where to go” “Taking care of Anna”, “Petrolize all mice”, “Chased by the Housewives”, “Island of Love”, “Arrows”, “Coalmine”, “Three is a crowed”, “This burial grounds for two”, “Part of it” y muchos más. Todos ellos cuentan historias diferentes, que teletransportan hacia diferentes universos y mundos paralelos que vale la pena descubrir.

Mayo 2016